La postura del móvil y otras historias

Recientemente circula por internet la noticia que la postura en la que nos ponemos cuando miramos la pantalla de nuestro móvil provoca cervicalgias. Está claro que como postura no es nada buena, pero la conexión entre la postura y el dolor no es cierta.

El artículo que empezó el debate se puede encontrar aquí.  Enseña a través de un modelo que reproduce la zona cervical que la tensión en las cervicales aumenta en función del grado de flexión de la cabeza. Además, apoya la idea que si esta postura se mantiene mucho tiempo (como pasa con la mayoría de usuarios de móviles inteligentes) podría provocar dolores y otros problemas en las cervicales.

Parece sorprendente que en la literatura científica reciente hayan estudios contradictorios sobre la correlación entre la postura y el dolor en la zona cervical. Yip et al en 2008 encontraron que el ángulo cráneo-vertebral (el ángulo entre la cabeza y las cervicales) era más grande en los pacientes con cervicalgia si los comparaban con un grupo de control sin síntomas.  Al contrario, Grob y sus asociados en 2007 al estudiar 107 voluntarios no pudieron demostrar una relación entre las curvaturas cervicales y la presencia de dolor, y argumentaron que una cifosis cervical puede ser la postura anatómica normal para algunos de sus voluntarios.

Además, en los últimos años se han publicado muchos estudios que apoyan la conexión entre dolor, factores psicosociales y estilo de vida, y esto es algo que deben considerar mucho los terapeutas durante sus tratamientos con pacientes que mencionan dolores crónicos.

Lo que es muy importante es que el cuerpo es dinámico y la espalda está diseñada para realizar movimientos. A veces, durante un episodio agudo es mejor evitar temporalmente algunas posturas y movimientos que pueden empeorar los síntomas , pero después todo el movimiento debe restaurarse.  Aconsejar a los pacientes que eviten un movimiento para siempre no es una buena estrategia para curar una patología crónica. Crea el miedo del movimiento y el miedo del dolor es muchas veces más fuerte que el dolor mismo.

 

  • Grob D, Frauenfelder H, Mannion AF. The association between cervical spine curvature and neck pain. Eur Spine J. 2007;16(5):669-78.
  • Yip, Chris Ho Ting et al.:The relationship between head posture and severity and disability of patients with neck pain. Manual Therapy ; 13(2):148 – 154

La prevención de Caídas

Caerse es algo serio a cualquier edad, pero lo es mucho más para las personas mayores que son propensas a romperse un hueso con la caída. Las caídas son especialmente peligrosas para las personas que tienen osteopórosis. Si a alguien con osteopórosis le rompe un hueso, puede que tarde mucho tiempo en recuperarse. Aprender a prevenir las caídas puede ayudar a evitar las fracturas de huesos y los problemas que éstas traen consigo.

El asesoramiento de riesgo de caída sigue un programa completo de ejercicios y actividades para fortalecer los músculos débiles, reeducar el equilibrio y mejorar la marcha y la sensación de seguridad y la independencia de la persona mayor.