10 hechos sobre el dolor de la espalda

En este infográfico creado por lafisioterapia.net utilizando la info facilitada por Mary O´Keefe y col. podemos ver diez hechos sobre el dolor de la espalda que van en contra de las creencias comunes y populares.

Cuando sufrimos un dolor de la espalda creemos que es algo raro y peligroso pero la verdad es que el dolor de la espalda es tan común que el 84% de la población mundial ha sufrido o va a sufrir en algún momento. Las patologías graves consisten en menos de 1% de los casos y considerando las directrices clínicas internacionales sobre el tratamiento de la lumbalgia, las pruebas de imagen (radiografías, resonancias magnéticas etc) son rara vez necesarias. Es muy frecuente no encontrar nada patológico en la resonancia de una espalda dolorida o una serie de patologías en la de una espalda totalmente asintomática.

Ni el reposo en cama ni la operación son soluciones viables. Se recomienda mantener un nivel de actividad y gradualmente incrementarlo para llegar a la actividad normal de antes del episodio.

Evitar algunos gestos como doblar o extender la espalda para siempre ni es lógico ni producente. La espalda está diseñada para doblarse y levantar peso y servirnos en todas las tareas diarias. Una espalda sana puede doblarse y extenderse hasta el fin del rango de movimiento sin problemas y dolores.

El ejercicio es muy beneficioso casi siempre, pero las personas con dolores o historia de dolor no se atreven empezarlo. El fisioterapeuta puede ayudarte escoger el programa de ejercicio que es correcto para ti. Envíanos un correo electrónico en info@fisiobarcelona.cat o llámanos en el teléfono 692818507 para pedir tu hora.

Ergonomía básica en la oficina

Los modernos trabajos exigen de los trabajadores pasar mucho tiempo en la oficina sentados adelante de un ordenador. Esto en combinación con estilo de vida sedentario puede provocar una serie de problemas en el sistema musculoskeletal y dolores en las lumbares, las cervicales y las extremidades. Es muy frecuente que los trabajadores se quejen de dolores en el cuello y la cabeza, contracturas y molestias en las manos.

Es recomendable cada 1 o 2 horas levantarse de la silla y estirar el cuerpo, pero lo más importante sin embargo es mantener una buena postura mientras estamos sentados en la silla.

 

  1. Codos

Empieza sentándote lo más cerca posible a tu mesa de manera que tus brazos sean paralelos a tu espalda. Deja tus manos descansar encima de tu superficie del trabajo (mesa, teclado…). Si tus codos no están en un ángulo de 90-100 grados, ajusta la altura de tu silla.

  1. Muslo

Prueba si puedes pasar tus dedos debajo de tu muslo en la parte anterior de tu silla. Si es muy justo y tus dedos no caben igual necesitas subir tus pies utilizando un reposapiés. Si eres muy alto y en el espacio entre la silla y tu muslo caben más de un dedo, necesitas subir la altura de tu silla y de la mesa (si se necesita).

  1. Gemelos

En la misma manera y con tu pelvis apoyando bien en la espalda de tu silla, trata de pasar tu puño entre tus gemelos y la parte anterior de tu silla. Si tu puño no cabe, tu silla es muy honda y necesitas mover la espalda de tu silla hacia adelante o introducir un soporte (p.ej. un rollo McKenzie, un cojín, o una toalla envuelta).

  1. Soporte de las Lumbares

Tu culo debe siempre apretar la espalda de tu silla y un soporte como el rollo McKenzie debe apoyar la curvatura normal de tus lumbares. De esta manera puedes proteger tus discos intervertebrales lumbares de sobrecargar y mantener una postura sana sin encorvar tu espalda para mucho tiempo.

  1. El nivel de los ojos

Cierra tus ojos sentando en tu silla del trabajo de modo cómodo mirando hacia adelante. Ahora abre despacio tus ojos. Tu mirada debe estar fijada en el centro de tu pantalla. Si tu pantalla es más alta o más baja, ajústala como corresponde.

  1. Brazos de la silla

Ajusta los brazos de la silla para que tus brazos apenas que se eleven en el nivel de tus hombros. De esta manera puedes quitar un poco de peso de tu espalda y mantener una postura cómoda para más tiempo.

 

Si tienes alguna pregunta, o quieres clarificar algo, puedes llamar al teléfono: 692818507 o enviar un correo electrónico a la dirección: info@fisiobarcelona.cat

Los Beneficios del Método McKenzie

El método McKenzie MDT es un método desarrollado en los 70s por el fisioterapeuta neozelandés Robin McKenzie que trata de una forma efectiva las lesiones y las patologías de la espalda y de las extremidades. Es un método seguro y eficiente, basado en un sistema de evaluación muy detallado que permite hacer la diagnosis diferencial entre las patologías, así como identificar las contraindicaciones para el tratamiento.

El reconocimiento del método es global y sus beneficios muy destacados.

  1. 1. Es el método con la base científica más amplia

El instituto McKenzie internacional cree en la práctica basada en evidencia científica (Evidence Based Practice) y por eso promueve y facilita la investigación.

Los estudios científicos han demostrado que la mayoría de pacientes con dolor en la columna responden bien a ejercicios específicos y disminuyen sus síntomas cuando se tratan con ejercicios específicos para cada paciente.

  1. El diagnóstico inicial

La evaluación inicial consiste en el estudio de la historia médica completa del paciente y la examinación física que incluye una serie de posturas y movimientos repetitivos que sirven para clasificar la lesión del paciente en una de las tres categorías de síndromes mecánicos descritos por Robin McKenzie. Frecuentemente, es posible confirmar el diagnóstico inicial en 1-2 sesiones e identificar los casos en los que el método se contraindica.

  1. La participación activa del paciente

El terapeuta acreditado es responsable de informar al paciente sobre su lesión y hacerlo participar en su terapia de forma activa. El énfasis en el autotratamiento promueve el autoaprendizaje del paciente fomentándole una gran sensación de independencia.

  1. La prevención

El paciente, que asume un rol activo en su terapia, será capaz de identificar y reaccionar en cuanto detecte cualquier síntoma de recaída. De esta manera podrá aliviar sus síntomas antes de que se intensifiquen.

La postura del móvil y otras historias

Recientemente circula por internet la noticia que la postura en la que nos ponemos cuando miramos la pantalla de nuestro móvil provoca cervicalgias. Está claro que como postura no es nada buena, pero la conexión entre la postura y el dolor no es cierta.

El artículo que empezó el debate se puede encontrar aquí.  Enseña a través de un modelo que reproduce la zona cervical que la tensión en las cervicales aumenta en función del grado de flexión de la cabeza. Además, apoya la idea que si esta postura se mantiene mucho tiempo (como pasa con la mayoría de usuarios de móviles inteligentes) podría provocar dolores y otros problemas en las cervicales.

Parece sorprendente que en la literatura científica reciente hayan estudios contradictorios sobre la correlación entre la postura y el dolor en la zona cervical. Yip et al en 2008 encontraron que el ángulo cráneo-vertebral (el ángulo entre la cabeza y las cervicales) era más grande en los pacientes con cervicalgia si los comparaban con un grupo de control sin síntomas.  Al contrario, Grob y sus asociados en 2007 al estudiar 107 voluntarios no pudieron demostrar una relación entre las curvaturas cervicales y la presencia de dolor, y argumentaron que una cifosis cervical puede ser la postura anatómica normal para algunos de sus voluntarios.

Además, en los últimos años se han publicado muchos estudios que apoyan la conexión entre dolor, factores psicosociales y estilo de vida, y esto es algo que deben considerar mucho los terapeutas durante sus tratamientos con pacientes que mencionan dolores crónicos.

Lo que es muy importante es que el cuerpo es dinámico y la espalda está diseñada para realizar movimientos. A veces, durante un episodio agudo es mejor evitar temporalmente algunas posturas y movimientos que pueden empeorar los síntomas , pero después todo el movimiento debe restaurarse.  Aconsejar a los pacientes que eviten un movimiento para siempre no es una buena estrategia para curar una patología crónica. Crea el miedo del movimiento y el miedo del dolor es muchas veces más fuerte que el dolor mismo.

 

  • Grob D, Frauenfelder H, Mannion AF. The association between cervical spine curvature and neck pain. Eur Spine J. 2007;16(5):669-78.
  • Yip, Chris Ho Ting et al.:The relationship between head posture and severity and disability of patients with neck pain. Manual Therapy ; 13(2):148 – 154